“Ahora soy más responsable, más creativa, la música me ayuda a ser mejor persona”, explica Nayara a 33 El Musical sobre cómo la música ha transformado su vida. Nayara es uno de los más de 600 niños que forman parte del proyecto de Acción Social por la Música, con el que la fundación pretende transformar la vida de niños y jóvenes en riesgo de exclusión social a través de la música. “Cuando estoy tocando soy otra persona. Gracias a la orquesta me puedo expresar libremente, puedo decir cómo soy yo a través de la música, no solo aquí en la orquesta, sino también en mi vida”, cuenta Coral, al tiempo que Ismael afirma que “la música me hace sentir libre”.

Todos estas historias, de las que hoy ha sido testigo el escenario de 33 El Musical, son parte de algunas de las vidas que han cambiado gracias al poder transformador de la música, que no solo crea en sus memorias recuerdos bonitos, sino que les ayuda a ser más seguros, más libres, y más felices. Para ellos es una oportunidad para alejarse de la pobreza y de las difíciles situaciones que forman parte de su día a día, logrando con ello una serie de valores que trascienden lo musical, como el sentido de pertenencia y la autorrealización. Acción Social por la Música les ofrece la oportunidad de conocer una realidad diferente y de enseñarles la constancia que requiere aprender a tocar un instrumento para aplicarla a todos los aspectos de su vida.

En definitiva, darles un espacio para brillar y sobre todo para soñar. Este es precisamente el objetivo que Acción Social por la Música persigue desde 2012, y al que 33 El Musical ha querido sumarse desde ‘Compromiso 33’, su Programa de Responsabilidad Social Corporativa, dirigido a revertir parte de su éxito en la sociedad. 33 El Musical, que ya ha emocionado con su música a más de 150.000 espectadores y ha sido nominado a Mejor Musical del Año, es una propuesta diferente con un fuerte componente social y un firme compromiso con los que más lo necesitan.

#HazQueSuene33 y pon tu nota en esta partitura de esperanza

Los niños que forman parte de Acción Social por la Música dan sus primeros pasos con instrumentos de cartón que ellos mismos fabrican. Pasado un tiempo, y gracias a las donaciones que la oenegé recibe, los cambian por instrumentos reales. Un momento mágico en el que el niño se convierte en músico, un instante en el que la música culmina su proceso transformador.

La apuesta por la música como herramienta de transformación social y desarrollo humano se materializa en la campaña #HazQueSuene33, una iniciativa solidaria con la que 33 El Musical quiere trascender el escenario y ayudar a la infancia más vulnerable en ese emocionante cambio hacia una vida mejor. Un proyecto que se ha presentado hoy, con motivo del Día Internacional de la Música, en Espacio 33, y en el que han participado los equipos de 33 El Musical y de la Fundación para la Acción Social por la Música, así como los protagonistas de la iniciativa, los niños de la fundación, que han acudido con sus instrumentos de cartón y la ilusión de poder recoger, muy pronto, y en el mismo escenario, sus instrumentos de verdad.

#HazQueSuene33 pretende reunir los instrumentos necesarios para conformar la primera orquesta sinfónica de Acción Social por la Música, compuesta por más de 100 niños, que, junto al equipo de 33 El Musical, interpretará el tema ‘Qué la gente se quiera’ (Medley) al finalizar la Matinal extraordinaria de Reyes del próximo domingo, 5 de enero, a las 12:30h.

Todo aquel que quiera participar en la iniciativa, podrá hacerlo a través de hazquesuene.fasm.es, donando directamente un instrumento o aportando una cantidad económica dirigida a la compra de los instrumentos necesarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *